quarta-feira, 24 de fevereiro de 2010

Este abrazo.

Sonó el teléfono a una hora improbable.
-Mamá!
Hay pocas palabras que tengan un valor tan variable, tan esclavas del instante.
-Mamá!
Ella suena como si se ahogara. Dice mamá y me está llamando. Se hace noche a plena luz.
Cuaja la sonrisa que sostenía y la trivialidad de una conversación que no recuerdo. Salgo corriendo.
Otra vez él. El que nunca aprendió a querer. El que no sabe amar.
Ahora solo llueve. Llueve. Bajo la lluvia que a veces hace más tristes las ventanas, nos abrazamos. Por hoy todo ha pasado pero nosotras sabemos ahora, una vez más, que el amor nos hace inseparables.

6 comentários:

  1. Y fuertes!
    Os quiero a las dos.
    Beijinhos

    ResponderExcluir
  2. Gracias, preciosa. beijinhos para ti también.

    ResponderExcluir
  3. É imprescindible que mamá esté aí.É fundamental que as dúas saibades que vos amades.

    ResponderExcluir
  4. Nunca o tivemos tam claro. Beijinhos, Fina, gracias.

    ResponderExcluir