sexta-feira, 29 de janeiro de 2010

Hablemos del tiempo

Ayer hizo mucho frío. Hoy amanecimos en una crisálida de agua. Lluvia. Los pájaros afinaban el tono sobre las ramas más altas de los árboles todavía desnudos. Las mimosas se abrían paso con sus pequeñas pupilas amarillas y el agua corría por la tierra enloquecida buscando brotes para alimentar.
Yo simplemente pasaba entre las gotas. Protegida por esa película de luz de quien se sabe en paz.

5 comentários:

  1. Carai, no pense que se pudiese describir de forma tan bonita este puñetero invierno...
    bsss

    ResponderExcluir
  2. Maravilloso Paula. Como escribes!

    ResponderExcluir
  3. Anônima 1: Gracias mil, me gusta toda la ternura y sinceridad que eres capaz de condensar en un adjetivo tan visceral!
    Anónima 2: Eres incondicional. Gracias.

    ResponderExcluir
  4. Esa luz...que protege y hace verlo todo más transparente y menos gris. Bendita luz interior!
    beijinhos

    ResponderExcluir
  5. Sí, esa luz. Beijinhos, Amalia.

    ResponderExcluir